“A día de hoy con mis 26 años puedo decir que siempre he tenido el sector agrario en mi familia, ha sido algo generacional que he podido sentir desde muy cerca y esa ha sido la razón mas importante para que siempre me haya llamado la atención y me haya gustado.

Desde que cumplí la mayoría de edad me gustaba ayudar a mi padre y aprender como se hacían las cosas, en concreto la campaña del espárrago fue la que realmente me hizo ver que esto me gustaba y que incluso se me podía llegar a dar bien.

Fueron muchas las dudas a la hora de convertirlo en mi trabajo y no sólo en algo que me gustaba hacer, pero al final me decidí por intentarlo.

Tengo que destacar que siendo tan joven como era y siendo mujer no era algo habitual, pero también tengo la suerte de poder decir que he contado siempre con el apoyo de toda mi familia y de mi entorno, en concreto a mi padre, que ha sacado una paciencia infinita que incluso a día de hoy mantiene y que ha confiado en mi muchas veces hasta mas que yo misma.

A día de hoy me siento muy orgullosa de haber tomado esta decisión, he aprendido muchísimas cosas y he tenido el placer de conocer a muchas personas que viven esta forma de vida de la misma manera que la vivo yo, personas apasionadas por su trabajo y que me han aceptado siempre de la mejor de las formas.

Por último me gustaría recordar que el sector primario es tan complicado como importante, que este sector es un continuo aprendizaje y que nos merecemos todo el apoyo y la ayuda posible ya que somos realmente necesarios.”- Nos comenta Mayte

 

Desde la Orden del Volatín queremos agradecer que acepte dar inicio a las XXV Jornadas y es un honor para nosotros contar con ella.